Como limpiar suelos de barro

Como limpiar suelos de barro

Pedro Rosa Mena

Limpiar y proteger suelos de barro puede convertirse en una auténtica pesadilla si no sabemos que productos utilizar o con que profesionales contar. En este post intentaremos esclarecer algunas incógnitas.

Como limpiar suelos de barro

Antes de nada, conozcamos un poco mejor este tipo de pavimentos tan característicos de los países mediterráneos. El suelo de barro cocido manual o terracota es la denominación más comúnmente aplicada a gran variedad de baldosas con características muy diferentes cuyas caras y aristas tienen marcadas irregularidades que se dan por supuestas. En lo único en lo que coinciden todas las baldosas de barro es en la apariencia rústica y en la alta absorción de agua. Esta alta porosidad puede provocar problemas de rechazo de manchas, resistencia a productos de limpieza e impermeabilidad que nos impidan disfrutar plenamente de estos bellos solados. La disminución de la porosidad de las baldosas será por tanto nuestro principal objetivo, especialmente en aquellos que sean muy rústicos. 

La porosidad de las baldosas puede verse afectada por tratamientos que se hayan aplicado anteriormente, pòr restos de suciedad o manchas por lo que es imprescindible limpiar los suelos de barro adecuadamente antes de abordar el proceso de protección. La limpieza implica una apertura de los poros y la eliminación de restos de sales, suciedad o protecciones anteriores que lo estuvieran saturando. De esta manera crearíamos las condiciones ideales en las baldosas para recibir los tratamientos de protección posteriormente. Veamos por tanto que tipos de tratamientos existen para disminuir la porosidad, los tipos de manchas que afectan a la misma y como limpiar estos pavimentos.

1) ¿Como disminuir la porosidad de las baldosas de barro?

Vamos a enumerar las opciones mas comúnmente aplicadas con sus pros y contras:

  1. Remedios caseros, pasados de boca en boca o simplemente leídos por Internet. En este grupo podemos encontrarnos desde aceites de motor (increíble pero cierto...) hasta aceites de linaza o ceras tradicionales. La ventaja única es que son baratos a corto plazo... ya que a largo dan innumerables problemas como:

    • Heterogeneidad estética del tono, lo cual se resuelve aplicando mas producto y mas producto.... hasta que el suelo está completamente oscurecido.

    • Difícil mantenimiento, ya que normalmente no vienen con instrucciones detalladas de lo que debemos y no debemos hacer mientras limpiamos...

    • Inexperiencia de los aplicadores, que en la mayoría de los casos somos nosotros mismos, lo que aumenta el riesgo de dificultades por desconocimiento (suelos ´humedos, manchas blanquecinas, etc..).

  2. Productos específicos, comercializados a través de almacenes de construcción o bricolaje. Existen marcas punteras como Monestir o Fila en el sector con productos eficaces. Entonces, ¿donde esta el problema?:

    • Experiencia y explicaciones limitadas, por parte de los vendedores, a la lectura de las instrucciones de los productos. Las mismas debemos complementarla con información de la propias marcas fabricantes si queremos tener un mínimo de éxito.

    • Nuestra inexperiencia, la cual dificultará la efectividad de la aplicación (que en la mayoría de los casos consta de 2-3 productos aplicados en varias fases). Además, traten de limpiar con cepillo de raíces y fregona una superficie mayor a 20 m2 ... ​​

  3. Aplicadores profesionales y pseudo-profesionales como albañiles, pintores, pulimentadores, jardineros etc... Las empresas especializadas con amplia trayectoria en la limpieza y protección de suelos de barro aportan la solución mas eficiente y eficaz a largo plazo para sus pavimentos cerámicos. Los principales inconvenientes derivan de:

    • Factores económicos. Es "aparentemente" mas barato hacerlo uno mismo comprando los productos en un almacén, o siguiendo remedios caseros, que contratar servicios profesionales. Procure entonces minimizar riesgos formándose e informándose bien.

    • Intrusismo de profesionales no especializados, sin experiencia suficiente para solventar con garantías problemáticas determinadas que presentan las baldosas de barro cocido.

Elija la opción que elija es fundamental detectar el tipo de problema que tiene su suelo de barro para orientarse hacia una solución exitosa. Por tanto, vamos a enumerar a continuación las problemáticas mas asiduas en este tipo de revestimientos.

2) Tipos de manchas más comunes

2.1) En pavimentos de nueva instalación o colocación

  •  Restos de obra, como cemento, mortero, yeso y toda la suciedad procedente de la instalación.

  •  Eflorescencias salinas que son las típicas manchas blancas de salitres. Normalmente se da en exteriores aunque pueden producirse en interiores originada por humedades.

  •  Suciedades producidas por el polvo y la contaminación en materiales muy porosos situados principalmente en exteriores: porches, terrazas, patios, piscinas, etc.

2.2) En suelos de barro usados

  • Manchas domésticas como aceites, grasas o las procedentes de nuestras mascotas.

  • Tratamientos anteriores deteriorados:

    • Barnices que se empiezan a quebrar y desprender.

    • Aceite de linaza que oscurece en demasía o cuya superficie se esta volviendo pringosa y heterogénea en tonalidad.

    • Aceites de mora y con base de ceras.

    • Hidrofugantes al agua que no aportan pátina a la superficie ni disminuyen la rusticidad de la superficie.

  • Apariciones de moho y concentraciones de verdín.

Los pavimentos de barro suelen presentar varios de estos problemas a la vez lo que dificulta una solución exitosa si no se tiene experiencia. En este punto, recomendamos contactar y asesorarse sin compromiso con empresas especializadas o fabricantes de productos específicos.

3) Como limpiar profesionalmente suelos de barro

3.1) Consideraciones previas a la limpieza

Es muy importante a la hora de aplicar una limpieza correcta conocer si el suelo de barro a limpiar es de nueva colocación, es antiguo o ha sido tratado anteriormente. Dependiendo de esta información, y de los tipos de manchas, decidiremos si es necesaria la realización de una etapa previa a la de limpieza denominada decapaciónProceso necesario en el caso de que la superficie a trabajar presente un tratamiento anterior deteriorado, el cual es necesario erradicar para que los productos de protección sean absorbidos por las baldosas. Esta etapa se combina inmediatamente después con la de limpieza y es personalizada para cada tipo de suelo ya que depende de:

  • Clase y tipo de tratamiento anterior. Los barnices son mas problemáticos que los tratamientos con base de ceras o aceites por ejemplo.

  • Cantidad y densidad de capas aplicadas. No es lo mismo proteger con una capa de hidrofugante que aplicar dos manos densas de aceite de linaza finalizadas con una de barniz.

  • Compactación y dureza superficial de las baldosas de barro. Algunas superficies estan muy erosionadas por la humedad y no se puede ejercer todo el potencial de la maquinaria a pleno rendimiento. Hay que invertir mas tiempo para tratar al suelo con la mayor sutileza posible.

3.2) Procedimiento de limpieza de suelos de barro

Imaginemos que el pavimento presenta un tratamiento anterior deteriorado junto con eflorescencias salinas (salitres) consecuencia de humedades. Ante esta problemática frecuente actuaríamos de la siguiente manera: Una vez el suelo esta barrido y completamente seco aplicaríamos una cantidad determinada de producto antidecapante sobre la superficie de barro, dejándolo que surta efecto sobre el tratamiento deteriorado. La cantidad y tiempo de actuación dependerán de la densidad y tipo de tratamiento anteriormente aplicado.

Posteriormente, utilizaríamos máquinas rotativas para distribuir y aplicar otra combinación de productos conjuntamente con aspiradoras de líquidos (para evitar que el pavimento pueda absorber la suciedad emitida). La utilización de maquinaria es fundamental para que la fase de limpieza sea efectiva en superficies mayores a 15 m2. Para superficies inferiores a estas dimensiones los propietarios podrían realizarla, siguiendo las instrucciones de uso de los productos destinados para tal fin. Es decir, utilizando cepillos manualmente en vez de rotativas y fregonas en vez de aspiradoras.

Una vez obtenemos un suelo de barro completamente limpio debemos esperar hasta que esté completamente seco antes de aplicar un tratamiento de protección. El tiempo de secado varía según la estación en la que estemos pero por regla general esperamos entre 5 y 10 días. Durante el periodo de secado es recomendable no pisar el suelo. En caso de ser imprescindible, realizarlo sin calzado, con calcetines gruesos para evitar dejar potenciales huellas o colocando cartones ( nunca plásticos) que retiraremos cuando sea posible.

Una vez que hemos realizado una correcta limpieza del suelo de barro, nuestro pavimento está listo para poder efectuar una protección eficaz como veremos en el post titulado como proteger suelos de barro

3.3) Características de los productos utilizados 

3.3.1) Para eliminar tratamientos anteriores como barnices, aceites, ceras o hidrofugantes. Los productos a utilizar son decapantes de acción prolongada compuestos por una disolución acuosa a base de tensioactivos catiónicos, secuestrantes, humectantes y sales inorgánicas. Solo en el caso de barnices especialmente dificultosos utilizamos una solución a base de disolventes cuya aplicación comunicamos a nuestros clientes. Las características principales son:

  • No emiten vapores ni deja olores ya que no llevan disolventes (salvo en el caso de barnices).

  • No deterioran los pavimentos ni las juntas, solo son agresivos con las manchas y los tratamientos antiguos de aceite de linaza, mora, ceras y similares.

  • Son los únicos decapantes que eliminan los residuos de mortero tipo epoxi.

  • Actúan lentamente con un intervalo de acción que puede variar entre 5 minutos y varias horas.

  • Intervalo recomendable de temperatura para su uso: entre 5ºC y 35ºC.

  • Es necesaria la utilización del producto con gafas de protección para evitar salpicaduras y guantes.

  • Materiales especialmente sensibles a los detergentes alcalinos deben ser protegidos como maderas, pinturas o revestimientos plásticos.

3.3.1) Para restos de obra, juntas y eflorescencias salinas (salitres) en suelos de barro: limpiadores concentrados a base de complejos de tensioactivos, protectores de corrosión. Se utilizan diluidos en agua e inyectados con maquinaria rotativa y retirada rápida con aspiradoras de agua. Características:

  • No emiten vapores por lo que no afecta a accesorios de la casa sensibles a los vapores ácidos como grifería y picaportes.

  • No deterioran los pavimentos ni las juntas, solo son agresivos con los restos de obra (morteros y cementos en pavimentos de nueva colocación) y eflorescencias salinas (especialmente en exteriores).

  • Eliminan las manchas de óxido rápidamente.

  • Intervalo recomendable de temperatura para su uso: entre 5ºC y 35ºC.

  • Actúan rápidamente con un intervalo de acción que puede variar entre 5 – 30 segundos.

  • Es necesaria la utilización del producto con gafas de protección para evitar salpicaduras, guantes y  ropa resistentes a los ácidos.

  • Hay que tener cuidado con materiales sensibles a los ácidos como los mármoles pulidos. Los mosaicos hidráulicos y derivados del cemento pueden verse afectados dependiendo de la proporción de producto diluido en agua para lo cual es necesario la supervisión de los profesionales.

3.3.2)  Para concentraciones de moho y verdín: disolución acuosa a base de tensioactivos catiónicos, secuestrantes, humectantes y sales inorgánicas. Se utiliza maquinaria rotativa para complementar su eficacia química y aspiradoras de agua para retirar rápidamente la suciedad (para que no vuelva a ser absorbida por la alta porosidad de las baldosas de barro y algunos pavimentos de piedra).

  • No emite vapores ni deja olores.

  • No deteriora los pavimentos ni las juntas, solo es agresivo contra las apariciones de moho, musgo y concentraciones de verdín.

  • Acción fungicida y algicida proveiendo un efecto curativo y preventivo.

  • Actúa lentamente con un intervalo de acción que puede variar entre 5 minutos y varias horas.

  • Debe ser complementado con una limpieza contra eflorescencias salinas.

  • Intervalo recomendable de temperatura para su uso: entre 5ºC y 35ºC.

  • Es necesaria la utilización del producto con gafas de protección para evitar salpicaduras y guantes.

  • Materiales especialmente sensibles a los detergentes alcalinos deben ser protegidos como maderas, pinturas o revestimientos plásticos.