Como proteger suelos de barro

Como proteger suelos de barro

Pedro Rosa Mena

Una correcta y eficaz protección de sus baldosas de barro evitará la aparición de manchas y facilitará su mantenimiento alegrándole con ello su vida.

En un post anterior explicamos como se realizaba profesionalmente la limpìeza de un suelo de barro. En esa fase era muy importante conocer si nuestro pavimento cerámico era de nueva colocación o por el contrario estaba ya en uso y había sido tratado anteriormente. Pues bien, en esta fase de protección es igualmente importante diferenciar entre pavimentos ubicados en exterior y aquellos situados en interior. Según sea su localización los productos a aplicar tendran diferentes propiedades aunque todos deberan alcanzar una serie de objetivos que enumeramos a continuación.

1) Objetivos para una óptima protección de suelos de barro

  • Reducir drásticamente la porosidad de la baldosa de terracota.

  • Hidratar el suelo, dejando con ello un tacto suave esencial para facilitar el mantenimiento en pavimentos de barro muy rugosos.

  • Evitar la aparición de salitres (eflorescencias salinas) y humedades.

  • Disminuir el riesgo de manchas domésticas.

  • Permitir la transpiración de las baldosas.

  • Mantener o intensificar la tonalidad natural de la baldosa (salvo que queramos expresamente tintar el mismo con un efecto cuero envejecido). Cuando los suelos estan muy deteriorados estéticamente se sugiere homogeneizar su estética superficiel tambien con efecto cuero..

Hemos de reseñar que los tratamientos de protección impiden la aparición de salitres y verdines salvo que existan humedades permanentes y continuadas en el tiempo. Estas han podido originarse por:

  • Deficiencias en la evacuación de aguas que provocan encharcamientos de manera continua.

  • Infiltraciones de agua en el terreno o en el hormigón de la cimentación.

  • Roturas de tuberías e inundaciones por accidentes climatológicos.

En estos casos, la protección minimiza la aparición de manchas de salitres y verdín aunque solo la erradicación del origen de las humedades consigue garantizar totalmente cualquier problemática futura.

En los suelos de barro en interior los tratamientos de protección se completan con un proceso de ennoblecimiento o acabado que proporciona mayor protección contra las manchas domésticas, facilita la limpieza, protege del desgaste y realza aún más la tonalidad natural de las piezas de barro.

2) Protección para interiores

Consta de dos etapas necesarias para conseguir nuestro objetivo, una de protección y otra que denominamos de acabado o ennoblecido.

Protección de suelos de barro en interior

2.1) Fase de protección de suelos de barro

Es fundamental, antes de empezar esta fase, comprobar que el suelo reúne las condiciones de secado para realizar el tratamiento de protección con éxito. Normalmente, el secado en interiores tarda más que en exterior por lo que las zonas con poca ventilación emplearán más tiempo en ello. Posteriormente, con el suelo bien barrido y seco aplicamos con brocha ancha (de unos 20 cm aproximadamente) y de manera uniforme los productos específicos para interior. De esta manera, el producto quedará igualmente repartido y sin charcos sobre las baldosas de barro y juntas. La proporción de producto aplicado en cada brochazo incidirá directamente en la intensidad de brillo y del efecto mojado de la solería de terracota.

Por último, hay que dejar que vuelva a secarse completamente entre 4 y 24 horas en una habitación con buena ventilación, que puede extenderse en habitaciones más húmedas. Un profesional puede acortar el mencionado periodo testeando el pavimento y si considera que las condiciones climáticas son muy favorables (tiempo veraniego muy caluroso por ejemplo). Es imprescindible el empleo de este tiempo mínimo (aunque parezca que el suelo este seco antes) y no pisarlo durante el mismo.

2.2) Fase de ennoblecido

El proceso de ennoblecido solo se aplica en suelos de  barro ubicados en interior. Esta fase proporciona una mayor protección contra las manchas domésticas, un tacto a las solerías más suave y un sedoso acabado satinado (o brillante a elegir). Además,  produce una mayor resistencia en las baldosas de barro y facilita aún más la limpieza, por lo que es altamente aconsejable para lugares sometidos a un uso intensivo. Esta etapa puede aportar estéticamente a los pavimentos tres opciones básicas:

  • Mantenimiento exacto del color y tacto de las baldosas. El producto no aporta valor añadido alguno a la estética solo aporta valor funcional.

  • Una mayor intensidad de la tonalidad natural de las baldosas (con elección de efecto brillante o satinado) y sedosidad de la superficie.

  • Un cambio de coloración a cuero, imitando al barro antiguo. Oscurecimiento recomendable para suelos muy deteriorados que son necesarios armonizar estéticamente. La tonalidad final del efecto cuero depende del tipo de suelo de barro sobre el que se está aplicando este colorido. Aquellas baldosas de barro con tonalidades naturales asalmonadas claras o pálidas tendrán un efecto cuero más claro que en los solados procedentes de arcillas más oscuras.

El procedimiento en esta última fase es similar al realizado en la de protección. Es decir, suelo bien barrido, perfectamente seco y aplicación del producto de manera uniforme con brocha ancha (de unos 20 cm aproximadamente). En este proceso, la aplicación del producto es más delicada (al ser más denso que el utilizado para proteger). Debemos tener cuidado y evitar exceso de producto al aplicarlo que podría producir marcas de brochazos sobre nuestros suelos de barro.

Entre esta fase de acabado y la anterior de protección es imprescindible dejar que el pavimento se seque perfectamente, respetando intervalos mínimos de entre 4 horas a 24 horas. En contadas ocasiones, el profesional puede considerar aplicar una segunda mano para conseguir una mayor protección, brillo y uniformidad, pero esto depende del grado de absorción y tipo de suelo de barro. Un exceso de producto, motivado por una segunda mano, puede provocar acumulaciones oscuras que posteriormente habría que eliminar manualmente con un paño empapado en disolvente.

El tiempo de secado (y pisado) recomendable para esta última oscila de 24 a 48 horas, dependiendo de las condiciones meteorológicas y de localización de la superficie trabajada, para un uso normal y de 3 a 5 días para un uso intensivo como por ejemplo celebraciones de fiestas.

2.3) Especificaciones de los productos para protección y ennoblecido

Los productos profesionales utilizados para interior tienen la siguiente composición y caracterásiticas:

  • Para la protección aplicamos emulsiones complejas de ceras parcialmente modificadas que son aplicados manualmente sin diluir. Características:

    • Penetran en profundidad y reducen drásticamente la porosidad de los suelos de barro.

    • Hidratan los suelos de barro y les deja un tacto suave esencial para evitar la acumulación de suciedad, facilitando con ello la limpieza y el mantenimiento ordinario este tipo de pavimentos.

    • Evitan la aparición de eflorescencias salinas.

    • No amarillean ni ennegrecen el suelo de barro.

    • Debe aplicarse por profesionales de manera uniforme, sin dejar charcos y en dosis adecuadas para cada tipo de suelo de barro completamente seco, ya un exceso del mismo puede producir zonas blanquecinas.

    • No requieren ningún cuidado especial ya que no están clasificados como peligrosos según la normativa vigente.

  • Para el ennoblecido o embellecimiento utilizamos una combinación de resinas y disolventes no inflamables aplicados manualmente. Permite que los suelos de barro transpiren, complementando y completando al proceso de protección en interiores. Características:

    • Nutre el suelo proporcionándole un tacto aún más suave y sedoso por lo que facilita aún más la limpieza en materiales muy rugosos.

    • Es altamente resistente al desgaste, por eso es aconsejable para lugares sometidos a un uso intensivo.

    • Crea un efecto antihuella y antigrasa.

    • No se exfolia, amarillea ni ennegrece.

    • Debe aplicarse por profesionales de manera uniforme, sin dejar charcos y en dosis adecuadas para cada tipo de suelo de barro completamente seco, ya un exceso del mismo puede producir acumulaciones oscuras.

    • Ventilar bien la zona durante la aplicación y secado del producto.

3) Protección para baldosas de barro en exteriores

Los productos aplicados en la fase de protección son diferentes a los aplicados en interior. Así, en este tipo de suelos la fase de ennoblecimiento por regla general no se aplica (salvo en zonas semi-descubiertas como porches, barbacoas y terrazas). Ello es debido a la exposición directa a las inclemencias atmosféricas de las solerías de barro exteriores. El sol, la lluvia y el frio desgastarían progresivamente la eficacia de los productos empleados en interior, por lo que necesitamos emplear otra combinación de productos más resistentes al clima.

En el caso de exteriores el proceso de aplicación es exactamente igual al de tratamientos de interior. Para exteriores no existe fase de acabado o ennoblecimiento (salvo en el caso de exteriores cubiertos como porches, etc..). El tiempo de secado (y pisado) recomendable para esta última oscila de 24 a 48 horas, dependiendo de las condiciones meteorológicas y de localización de la superficie trabajada, para un uso normal y de 3 a 5 días para un uso intensivo como por ejemplo celebraciones de fiestas.

 

3.1) Particularidades de los productos para exterior

A base de copolímeros acrílicos en dispersión acuosa aplicados manualmente sin diluir. Se emplean como tratamiento base que permite la transpiración al suelo de barro dejándole un leve efecto mojado permanente que intensifica el tono natural de la baldosa. En caso de querer un efecto natural el producto a aplicar se compone de una emulsión compleja de resinas diluidas en agua que también permiten la transpiración de estos suelos. Características sinilares a los de interior:

  • Penetran en profundidad, reducen drásticamente la porosidad de los suelos de barro y no huelen.

  • Confieren una textura más suave a los pavimentos rústicos evitando la acumulación de suciedad y facilitando con ello la limpieza y el mantenimiento ordinario.

  • Evitan la aparición de eflorescencias salinas.

  • Proporcionan protección contra todo tipo de manchas domésticas.

  • Previenen la formación de concentraciones de moho en pavimentos y juntas.

  • Actúan como protector evitando el desgaste prematuro por el uso y los agentes atmosféricos así como la rotura de las baldosas de barro por heladas.

  • No amarillean ni envejecen el suelo de barro con el paso del tiempo.

  • Deben aplicarse por profesionales de manera uniforme, sin dejar charcos y en dosis adecuadas para cada tipo de suelo de barro completamente seco, ya que un exceso del mismo puede producir zonas blanquecinas.

  • Intervalo recomendable de temperatura para su uso: entre 35ºC y 5ºC.

  • No requieren ningún cuidado especial ya que no está clasificados como peligroso según la normativa vigente.