Suelos de barro

Suelos de barro

Cálidos, naturales y ecológicos, los suelos de barro cocido artesanales, tradicionalmente asociados al estilo rústico, vuelven a ser tendencia en la decoración de la casa contemporánea gracias a su belleza atemporal, incorporación de nuevos diseños y consecución de nuevas tonalidades naturales. En nuestro catálogo puede visualizar las diferentes tonalidades de suelos de barro (rojizaasalmonada-rojiza, paja-flameada, pizarra y cuero antiguo).

La producción manual de baldosas de barro, a diferencia del producto industrial, confiere una apariencia natural y una singular belleza que dota al pavimento de una identidad propia que enamora.

Características del suelo de barro artesanal

Una baldosa de barro realizada completamente a mano es una pieza cerámica conformada mediante moldeo, que se obtiene por el amasado, modelado y cocción de rocas arcillosas debidamente pulverizadas e hidratadas. Se trata de un elemento tan natural como la propia tierra.

La producción artesanal de suelos de barro se caracteriza principalmente por:

  • Un aspecto general rústico aunque con superficies más o menos sedosas en función de los tipos de arcillas utilizadas.
  • Color térreo no uniforme a diferencia del producto industrial que es homogéneo completamente. La desigualdad de tono en los suelos de barro hechos a mano puede ser mayor o menor a petición del cliente. Esta destonificación es consecuencia de las características de las arcillas empleadas, el tipo de combustible utilizado en la cocción y la posición de las baldosas dentro del horno).
  • Textura con caras y aristas irregulares que junto con marcas y pequeñas incrustaciones desiguales hacen que cada pieza sea diferente en mayor o menor grado.
  • Tolerancia en las medidas, pudiendo variar algún milímetro de unas baldosas a otras.

Estas características de forma y aspecto, que rememoran la cerámica tradicional para la construcción, son imitadas mediante procedimientos mecanizados por la producción industrial con óptimas características técnicas aunque resultados estéticos desiguales.

Tanto los suelos de barro de origen artesanal como los de procedencia industrial son excelentes pavimentos para su uso y disfrute con plenas garantías tanto para interiores como para exteriores. El consumidor solo tiene que tener pleno conocimiento del origen lo que está comprando para que no le den “gato por liebre”.