Suelos de barro

Neoartesanía sostenible del barro cocido

Baldosas de barro cocido artesanales
texturas, tonalidades y diseños que emocionan

Cálidos, naturales y sostenibles, nuestros suelos de barro cocido artesanales, presentan texturas desgastadas que evocan a los pavimentos antiguos que todos conservamos en la memoria. Esta característica unida a un sistema de geometría propio, nos permite desarrollar diseños exclusivos que reinventan el lenguaje estético de este material orgánico obteniendo un resultado único de belleza genuina y atemporal.

Plasmamos colores naturales en creativos formatos que se combinan entre sí. La geometría y el diseño de vanguardia unidos por un material tradicional lleno de posibilidades. Gracias a nuestro proceso de fabricación artesanal hemos sido calificados como neoartesanos por la prestigiosa revista AD España.

Nuestras líneas de producción manual de baldosas de barro se agrupan en:

  • Barro cocido: línea que proporciona innumerables diseños tradicionales y modernos que, gracias a la compatibilidad geométrica de nuestros formatos, posibilitan innumerables combinaciones que dotan de identidad cualquier espacio.
  • Barro esmaltado: línea que satisface las necesidades de personalización y exclusividad de los clientes más exigentes.

Disponemos de Oficina Técnica de soporte y asesoramiento en materia de diseño, instalación, protección y mantenimiento de nuestras baldosas.

Características del suelo
de barro cocido artesanal

Cada una de nuestras baldosas es realizada completamente a mano. Se trata de piezas cerámicas conformadas mediante moldeo que se obtienen a partir del amasado y modelado de rocas arcillosas debidamente pulverizadas e hidratadas. Posteriormente, se someten a un proceso de cocción en nuestros hornos árabes tradicionales alimentados con biocombustible, dando lugar a un elemento tan natural como la propia tierra.

La producción artesanal de suelos de barro cocido se caracteriza principalmente por:

  • Un aspecto general rústico aunque con superficies más o menos sedosas en función de los tipos de arcillas utilizadas.
  • Color térreo no uniforme a diferencia del producto industrial que es homogéneo completamente. La desigualdad de tono en los suelos de barro hechos a mano puede ser mayor o menor a petición del cliente. Esta destonificación es consecuencia de las características de las arcillas empleadas, el tipo de combustible utilizado en la cocción y la posición de las baldosas dentro del horno.
  • Textura con caras y aristas irregulares que junto con marcas y pequeñas incrustaciones desiguales hacen que cada pieza sea diferente en mayor o menor grado.
  • Tolerancia en las medidas, pudiendo variar algún milímetro de unas baldosas a otras.

Estas características de forma y aspecto, que rememoran la cerámica tradicional para la construcción, son imitadas mediante procedimientos mecanizados por la producción industrial con óptimas características técnicas aunque resultados estéticos desiguales.