Todobarro Todobarro Todobarro

  1. tb.
  2. Blog
  3. Cómo combinar y vestir tus suelos rústicos

Cómo combinar y vestir tus suelos rústicos

Uno de los estilos más valorados en la decoración es el estilo rústico por su versatilidad, calidez y naturalidad. El aire campestre que emana nos transporta al mundo rural y las casas de campo.

21 diciembre, 2017

Aunque estilo rústico tiene elementos invariables, ha ido evolucionado, incorporando y asimilando nuevos materiales y nociones. Materiales como la madera, la piedra o la cerámica son comunes en el estilo rústico, pero hay otros que se están incorporando como son el hormigón o el acero, que dan un aspecto de corte más industrial y escandinavo a la decoración. La combinación de elementos es la clave para dar la identidad deseada a nuestro hogar.

A la hora de decorar es importante observar el entorno y percatarnos sobre los elementos que fluyen con naturalidad. No es lo mismo decorar un patio andaluz que una terraza a pie de costa. El contexto en un espacio rústico y el estilo que queramos darle, marcarán el distintivo que le aportamos a nuestro espacio para convertirlo en estancias elegantes y agradables.

Si ya tienes tu espacio con un suelo rústico y quieres decorarlo para que tenga esencia y personalidad propia, te proponemos unas ideas sobre los muebles y complementos que mejor conjugan con los suelos de barro, las superficies rústicas por antonomasia debido a su carácter atemporal.

Muebles para decorar tu espacio rústico

Los muebles de madera permiten multitud de estilos que combinan a la perfección con pavimentos rústicos, tanto para espacios interiores como baños, salones y dormitorios, como para espacios exteriores como terrazas y jardines.

Según el estilo que desees puedes elegir muebles clásicos de madera maciza, que aportan calidez y un estilo colonial a las estancias. En este estilo con suelos rústicos suelen utilizarse maderas de tonos oscuros, no obstante, cada vez es más habitual encontrar muebles coloniales de colores claros, que aportan una gran luminosidad a las estancias y dan un aspecto moderno y “vintage”.

También es un recurso combinar la madera con muebles y complementos de forja y vidrio: vitrinas, biombos, mesas, cabeceras de cama, lámparas… Los muebles antiguos o restaurados que podemos conseguir en numerosas tiendas, anticuarios, rastrillos o que hemos heredado de nuestra abuela, son opciones que podemos adoptar a la hora de decorar nuestro espacio.

Si dispones de terraza, jardín o un patio interior, los muebles de mimbre o rattan son una opción acertada para crear una zona espectacular de confort. El mimbre y el rattan (o ratán) son materiales distintos con distinta elaboración, que a veces se confunde ya que conforman muebles trenzados cuyo aspecto es similar. Mientras que los muebles mimbre son más flexibles y ligeros que el rattan, este es más resistente y tolera mejor las condiciones adversas.

Juegos de mesas y sillas, mecedoras y tumbonas hechas con estos elementos, son las reinas de las terrazas y espacios “chill out”. Quedan muy bien al lado de las piscinas y cerca del mar. Pero no son exclusivos de espacios exteriores, podemos amueblar o añadir algún elemento suelto a las estancias interiores, en baños, en cocinas, salones, recibidores… podemos incorporar una cesta de mimbre (o rattan), un sillón, una mecedora o un paragüero.

Complementos y textiles en tu espacio rústico

Los textiles son otro de los elementos que marcarán nuestra decoración en suelos rústicos. Las tonalidades o estampados elegidos definirán el efecto que queremos conseguir. Los tejidos de fibras naturales son los preferidos en ambientes rústicos: lino, algodón, lana, esparto… También podemos optar por una alfombra de rafia o bambú. En cuanto a los colores, las tonalidades cromáticas van desde los blancos y crudos (beige, marfil) pasando por grises y colores naturales, tierra, piedra, ocres y marrones.

Con un estilo rústico no hace falta utilizar muchos complementos decorativos, ya que puede crear un ambiente recargado que desfigure su esencia. A pesar de ello, los elementos decorativos es lo que confiere.

No pueden faltar flores, si son naturales y de la zona mejor. Unas palmeras en terrazas costeras o unas tinajas de cerámica en patios son elementos muy comunes cuando tenemos suelos rústicos. Además de los anteriores podemos añadir muebles o complementos decorativos de bambú, esparto o a nuestro espacio rústico, pues armonizan sin problema en un entorno campestre.

Subir