El mosaico nazarí: matemáticas, arte y tradición

22 julio, 2020

La geometría del mosaico nazarí no sólo inspira nuestros diseños, sino que, de hecho, están basados en ella. Conocer de dónde venimos nos resulta imprescindible para llegar a donde queremos.

El poeta y dramaturgo español Alberto Conejero reflexionaba sobre el pasado en una entrevista a propósito de su último poemario. Decía que este “no es un animal disecado sino un organismo vivo al que nos corresponde cuidar y proteger”. Esta idea casi imperativa puede extraerse del contexto literario y adaptarse a otros ámbitos fácilmente. En nuestro pasado está el mosaico nazarí, pero también se encuentra instalado con firmeza en nuestro presente.

La tradición del arte andalusí inspira nuestros suelos de barro y teselados. Conocer en profundidad estos orígenes nos permite investigar desde él hacia la vanguardia y el diseño sin perder la esencia de ese organismo vivo de cientos de años que es el barro cocido.

Una breve aproximación al origen: la Alhambra

El arte nazarí, que fue desarrollado en el Reino de Granada durante los siglos XIII, XIV y XV, constituye la última etapa del arte hispanomusulmán en la península. Al pensar en él es prácticamente imposible que la Alhambra no acuda de inmediato a nuestro pensamiento.

La arquitectura de este edificio-monumento está totalmente integrada en el paisaje natural de la colina al-Sabika, a la izquierda del Darro, frente al maravilloso barrio granadino del Albaicín. La sobriedad de los muros exteriores contrasta con la rica exuberancia que muestra la decoración de las diferentes estancias, donde prácticamente no queda ningún espacio vacío.

Llamada originariamente Qalat al-Amra, o el castillo rojo, la Alhambra contiene en su interior algunos de los mosaicos nazaríes más impresionantes del mundo y no dejamos de encontrar inspiración en ellos para nuestros diseños. No obstante, nuestro homenaje más evidente se encuentra en los azulejos esmaltados Alhambra: sencillas piezas cuadradas de 10cm que destacan por una vibrante e intensa tonalidad roja.

La geometría del mosaico nazarí

El Corán prohíbe representar la figura de Alá o de su profeta Mahoma a través de la pintura o la escultura. Tampoco permite la representación figurativa de personas o animales en lugares sagrados. Debido a esto la geometría es uno de los recursos principales para decorar espacios interiores en templos y recintos religiosos. En estos lugares la manera de representar a dios es a través de la forma más perfecta: el círculo, que a menudo es utilizado como patrón junto a otros motivos.

El mosaico nazarí se genera mediante transformaciones isométricas (traslación, simetría, rotación…) y las figuras se repiten marcando un ritmo repetitivo como el que podría encontrarse en la música, la poesía o los mantras religiosos, multiplicando las formas, superponiéndolas o entrelazándolas. Esto hace que el diseño de los mosaicos se interprete como un arte más intelectual que emocional: se basa en las matemáticas y gracias a ellas se consiguen efectos armoniosos y dinámicos.

De esta misma manera obtenemos nuestros teselados de baldosas. Precisamente esta forma de generar patrones facilita la utilización de renders y la experimentación en nuestro día a día. En este paso de nuestra producción la tradición nazarí y la tecnología digital se dan la mano a pesar de los cientos de años que las separan. El pasado se convierte en presente.

Diecisiete figuras geométricas al fuego

Al visitar la Alhambra y observar la decoración de sus muros interiores puede parecer que pensaron en una infinidad de formas. Pero la realidad es que todos los mosaicos del monumento responden únicamente a diecisiete modelos distintos. Los más conocidos son: el hueso, el pétalo, el avión, el huso y la pajarita, además de las figuras más sencillas como el cuadrado o el rombo.

En todobarro hemos replicado la mayoría de ellos para nuestros diseños en diferentes tamaños, tonalidades y combinaciones y hemos utilizado, en ocasiones, nombres distintos. Lo realmente importante, sin embargo, es que fabricamos nuestras piezas con los mismos elementos que utilizaban los maestros artesanos nazaríes: barro, agua y fuego.

Todas ellas están elaboradas a mano en nuestra fábrica. El procedimiento es sencillo: el artesano amasa y da forma al barro. Las piezas se dejan secar al aire para más tarde ser cocidas en un horno árabe tradicional. En el horno, el biocombustible compuesto por restos de poda de la Axarquía alimenta las llamas. De nuevo el pasado acude al presente y la tradición se hace tangible.

Esta técnica confiere a nuestro producto autenticidad. Sumando la textura Antique, que proporciona el acabado envejecido que tanto caracteriza a nuestras baldosas, y el diseño totalmente contemporáneo, logramos aquello que no es tan fácil conseguir: sentirnos realmente orgullosos de nuestro trabajo, de la técnica tradicionaly del producto final que ofrecemos a todas las personas y estudios que confían en nosotros.

Union Europea
Nansen Soluciones SL ha sido beneficiaria del Fondo Europeo de Desarrollo Regional cuyo objetivo es mejora de competitividad y productividad de la empresa. Diciembre de 2020. Para ello ha contado con el apoyo del programa Ciberseguridad de la Cámara de Comercio de Màlaga.” Una manera de hacer Europa