Todobarro Todobarro Todobarro

  1. tb.
  2. Blog
  3. Diseño sostenible

Diseño sostenible

Al observar un objeto, ¿nos preguntamos de dónde vienen los materiales que lo componen? ¿Pensamos en la duración de su vida útil? ¿En el impacto que tendrá en el medio ambiente a largo plazo? El diseño sostenible se encuentra en el eje de esta reflexión.

30 abril, 2020

El término diseño sostenible es relativamente reciente. Surge como una respuesta necesaria y urgente ante los modelos de producción que arrastramos desde el siglo XX que dieron lugar a un acelerado deterioro medioambiental.

La producción en serie y la explotación masiva de recursos han dejado una huella irreversible en el planeta, pero ahora asistimos a un cambio de paradigma en el que cada vez más organizaciones, empresas e individuos abogan por un consumo racional que suponga la utilización responsable de recursos y la protección ecológica.

Los diseñadores como agentes de cambio

Como diseñadores, jugamos un papel fundamental en la producción sostenible. Debemos resolver problemas y proporcionar soluciones innovadoras que garanticen un menor consumo de recursos y un menor volumen de desperdicios.

Hay que estudiar no solo la funcionalidad del objeto diseñado, sino también hacer una reflexión sobre los materiales necesarios para producirlo y su origen, el método de producción en sí mismo, es decir, la fuente de energía que requiere su fabricación, y el ciclo de vida útil que tendrá el objeto.

Según el arquitecto Jason F. McLennan, figura clave en el movimiento green building, los diseñadores deberían “eliminar por completo el impacto ambiental negativo a través de un diseño hábil y sensible”. Solo con un enfoque sostenible en cada fase del proceso creativo del diseñador, puede conseguirse.

Los principios del diseño sostenible

Pero, ¿cómo implementar la sostenibilidad durante todo el proceso de diseño? Por supuesto, esto dependerá de cada disciplina (diseño de interiores, diseño de arquitectura, diseño de productos, diseño gráfico, etc.). Sin embargo, existen una serie de principios comunes a todas ellas.

Materiales de bajo impacto

Es decir, materiales no tóxicos, producidos de forma sostenible o reciclados que requieren poca energía para ser procesados. El barro cocido con el que diseñamos y fabricamos nuestros suelos y azulejos se encuentra clasificado de esta manera.

Eficiencia energética

Se centra en la utilización de procesos de producción alimentados con energías renovables (solar o eólica, por ejemplo) y a través de maquinaria totalmente homologada y revisada que garantice el aprovechamiento completo de la energía. En nuestra fábrica principal de Málaga hemos acometido un ambicioso plan de paneles solares para suplir la práctica totalidad de nuestras instalaciones para finales de 2020.

Diseño sostenible, diseño duradero

Al reducir el consumo y negar el nocivo usar y tirar a través del diseño sostenible, se puede aumentar la relación entre personas y productos. La durabilidad de las baldosas artesanales de barro cocido es incuestionable estando presentes en multitud de monumentos nacionales con cientos de años de antigüedad como La Alhambra de Granada o los Baños Árabes de Ronda.

El reciclaje y la reutilización como metas

El diseñador no puede perder de vista este punto. Los materiales deben estar diseñados para funcionar más allá del propio producto y garantizar una segunda vida. Los pavimentos antiguos de barro son un producto muy preciado y codiciado en este sentido: se obtienen baldosa a baldosa, se paletizan, se comercializan y se instalan de nuevo.

Lo que hacemos en Todobarro por la sostenibilidad

La filosofía del diseño sostenible solo puede entenderse desde una concepción global que tenga en cuenta el medio ambiente, las personas, la economía y la cultura. En Todobarro conseguimos esta visión holística para con nuestro producto, desde el diseño inicial de una pieza de barro hasta su instalación final.

Sabemos que la originalidad y la armonía estética no son excluyentes de nuestra responsabilidad y nuestro compromiso medioambiental. Por ello, apostamos por un material tradicional, natural y ecológico que supone una extracción respetuosa con el medio.

En el caso de la cocción de nuestras baldosas artesanales con hornos árabes tradicionales utilizamos como combustible restos de la poda de aguacate de la Axarquía y huesos de aceituna. Complementariamente hemos iniciado un proceso de plantación de especies autóctonas en el perímetro de fábrica para minimizar la huella ecológica por emisión de CO2 y, por otra parte, para servir de cortavientos y eliminar plástico por ello.

Al mismo tiempo, prescindimos paulatinamente del plástico en nuestro packaging de palets utilizando alternativamente cartón reciclado y palets con cercos de madera retornables y reutilizables.

Ya no cabe duda de que los desafíos ambientales a los que nos enfrentamos son de carácter urgente y, estando en la cima de la tecnología y el avance científico, no hay excusas. Debemos reinventarnos y plantear un diseño que asegure que nuestro futuro sea, cada vez, más verde.

Subir